CECMI Determinó operativo militar en Buenos Aires.

El Centro Ejecutivo contra la Minería Ilegal, entidad de primer nivel del Gobierno Nacional, gracias a la responsabilidad para de afrontar la problemática de Buenos Aires, del Viceministro de Minería, Fernando Benalcázar. Ecuador hoy respira un poco más tranquilo, tras la presencia militar en un escenario donde parecía regir la ley de la selva.

0 325

Ecuador, miraba absorto como los anteriores encargados de la cartera de minería nada hicieron frente a ese problema nacional de la minería ilegal en Buenos Aires. Las noticias en Imbabura y el Ecuador que llegaban desde ese escenario cada día eran peores.

Empezaron 40, y se convirtieron en 5.000 gracias a los financistas de la minería ilegal, que inducen a miles de desinformados a ejercer una labor tipificada en las leyes de la nación. Les ofrecían trabajo, cuando en realidad se trata de un delito. En torno a este escenario se acumularon otras amenazas: migración nacional y extranjera, hacinamiento, insalubridad, prostitución. Finalmente hace pocos días, una infame noticia, estremeció la conciencia nacional: la desaparición, asesinato de una persona, y posterior desaparición del cuerpo de la víctima acribillada.

Ante este escenario, gracias a la iniciativa del Viceministro Benalcázar, y el apoyo del asesor presidencial, Santiago Cuesta y la Ministra de Gobierno, María Paula Romo. Tras la resolución del CECMI, Consejo Ejecutivo Contra la Minería Ilegal, el día de hoy Buenos Aires recobró el aliento.

Al menos 200 militares avanzaron hasta la población de Buenos Aires, la zona conocida como “La Visera” (una suerte de “aduana” a todos quienes entran o salen a las invasiones, controladas por los ilegales, no por nadie del estado…) y “La Mina Antigua”, ubicada en una de las concesiones del a Empres Minera HANRRINE, denominada IMBA 2, y coloquialmente conocida como “La Joroba” con el objetivo de requisar toda clase de armas y estupefacientes, para evitar los hechos sangrientos que hace días enlutaron a la provincia de Imbabura y causaron indignación nacional.

Cuando empezó la requisa de armas y droga. Todos pudieron sentir, por fin, que el estado ecuatoriano hace y hará prevalecer la ley, en todo escenario, incluidos los bares y prostíbulos que lamentablemente han proliferado en la población de Buenos Aires. Que son toda una amenaza, pues se sabe que existen al menos 30 casos de SIDA, toda una amenaza a la salud pública nacional, ya que las prostitutas venezolanas y colombianas, no responden a ningún control profiláctico que pueda impedir la proliferación de esta pandemia.

La alegría, el alborozo, por el control ejercido por los militares el día de hoy, devuelve a todos, la confianza en las leyes del Ecuador y su obligatorio cumplimiento.

La favorable reacción ciudadana, llegó a las redes sociales donde varios imbabureños señalaron que “por fin, que ya era hora” poner un punto sobre esta conflictiva y problemática región.

You might also like More from author

Leave A Reply

Your email address will not be published.