Sigue la tensión en el sector de Monte Olivo por minería

Tomado de: Diario El Norte

0 20

Bolívar. A inicios de la semana anterior se generó la tensión y la preocupación en la población de la parroquia de Monte Olivo, esto por cuanto se habría detectado la presencia de personas que estarían realizando actividad de minería ilegal (extracción de oro). Es precisamente eso lo que los habitantes de esta parroquia del cantón Bolívar, en la provincia del Carchi, no quieren, ya que dicen no desean que pase lo mismo que está sucediendo en Buenos Aires en el cantón Urcuquí.

El mensaje. “Nuestro oro no está bajo la tierra, ni en las piedras, nuestro oro está en su gente buena, en sus tierras productivas, en sus montes verdes de donde sale el agua que sirve a las tierras bajas. En Monte Olivo somos personas de bien y trabajadoras”, dice un texto que se compartió ayer en redes sociales y que se adjudica a moradores de la parroquia de Monte Olivo. El viernes de manera extraoficial se conoció que representantes de Recursos Hídricos del Gobierno Provincial avanzaron hasta San Rafael con la finalidad de mantener reuniones con las autoridades locales y la población.

Ciudadanos igualmente mediante las redes sociales han mencionado que el problema de la minería ilegal está acompañado de delincuencia, prostitución, guerrilla y que se perdería la tranquilidad que al momento tiene la zona.

Pedido urgente. La presencia policial en la zona se ha intensificado; pero los moradores piden también que exista la presencia permanente de miembros del Ejército ya que dicen son varias personas que ya estarían inclusive contratando gente para realizar la explotación en la zona.

En Buenos Aires. En esta zona de la provincia de Imbabura la gente sabe que todo cambió desde finales del 2017, cuando estalló la minería ilegal.

Por su cercanía a Buenos Aires, San Jerónimo se convirtió en un punto de tránsito y descanso de quienes viven de esa actividad ilícita. Por allí transitan hombres y mujeres de Esmeraldas, Imbabura, Azuay, El Oro, Carchi e incluso extranjeros. Los que salen de las minas llevan botas de caucho cubiertas con tierra seca.

Los que entran visten ropa limpia, sandalias o zapatillas. Cargan bultos con víveres, papel higiénico y linternas. Todos permanecen en silencio.

Desde agosto, la Policía montó en San Jerónimo un control para vehículos y peatones que van a Buenos Aires.

Esa es la realidad que los moradores de Monte Olivo no quieren y dicen van a luchar para que su pueblo siga siendo de paz.

You might also like More from author

Leave A Reply

Your email address will not be published.